29 sept. 2011

Freegans: Los que viven de la basura de otros


Los humanos estamos condicionados a convivir grupalmente, vamos en busca de nuestros similares, ya sean personas que nos hacen reír, gente con la que compartimos intereses creativos, tecnológicos o pura diversión. A lo largo de la historia han existido interesantes logias que han dejado huella y destacan por su convicción.
Una de las tribus más notables hoy en día son los FREEGANS (su nombre deriva de la palabra en inglés free, libre y gratis, y vegan, vegano, vegetariano), personas que emplean estrategias alternativas para vivir basadas en una participación limitada en la economía convencional y en un mínimo consumo de recursos.

¿Qué es un Freegan?. Es un estilo de vida que evita al máximo participar en el actual sistema económico (capitalismo, neoliberalismo) debido al desencanto de siempre terminar consumiendo productos que tarde o temprano generarán ingresos económicos a personas o empresas involucradas en la explotación animal o humana; además, conscientes del impacto ambiental que producen los desechos de empaques, comida, muebles, ropa, etc., los freegans consumen los desechos en “buen estado” de tiendas o particulares para alimentarse o vestirse. A la actividad de buscar en los contenedores y zonas de desecho le llaman dumpsterdiving, que significa algo así como “echarse un clavado en los basureros”. También practican el “paracaidismo” o invasión de propiedad abandonada, pues creen que la vivienda es un derecho, no un privilegio. 

Los freegans surgieron en Estados Unidos a principios de los noventa, se manifiestan en contra del consumo y del desperdicio excesivo de productos, del materialismo, la intolerancia y la codicia, están a favor del reciclaje y de compartir los bienes, abogan por la comunidad, la generosidad, la conciencia social, la libertad y la cooperación.

Su filosofía se basa en la cultura de los diggers, un grupo de teatro surgido en San Francisco en los años 60 que se dedicaba a repartir comida y a ofrecer servicios gratuitos.
Una de las actividades más notables de esta comunidad son las colectas en basureros, realizadas en grupo o individualmente, y de las que siempre comparten lo encontrado.

Dentro de dichas búsquedas destaca el “Dumpster Diving” o recolección urbana, la cual consiste en buscar en la basura de hoteles, casas y restaurantes, entre otros, objetos en buenas condiciones que funcionen y puedan ser usadas.

Otro conocido hábito es el “Food Not Bombs” que consiste en recuperar comida que de otro modo sería desperdiciada: la rescatan y utilizan para ofrecer comidas al aire libre a las que puede asistir cualquiera que lo desee.

Los Freegans solamente consumen bienes de segunda mano, utilizan transporte sustentable —los que no pueden prescindir de un auto alimentan el motor del coche con aceite de cocina usado—, realizan mercados gratuitos donde el trueque es el único método valido, utilizan herramientas on line—tales como freecycle— para optimizar sus recursos y organizan en edificios abandonados programas públicos que incluyen actividades artísticas para niños, educación ambiental, jardinería y trabajo voluntario. Todo esto con la convicción de buscar mejoras en sus comunidades sin necesidad de gastar dinero ni depender del sistema.
Se calcula que existen casi tres millones de Freegans en el mundo, organizados en tres mil 800 comunidades. Algunos de los países donde existe este movimiento son Estados Unidos, Brasil, Argentina, España, Corea, Estonia, Suiza y Gran Bretaña. Nueva York es la ciudad con la mayor comunidad Freegans del mundo.

De acuerdo a la ética freegan, todo ser humano tiene la responsabilidad de vivir una vida que reduce la explotación de los animales, los recursos naturales, y otras personas. Si bien muchos veganos de acuerdo con esto, freegans argumentan que el veganismo no va lo suficientemente lejos, y que una dieta estrictamente vegetariana todavía puede ser perjudicial. La mayoría de freegans rechazar los sistemas capitalistas, como parte de esta ética, porque creen que el capitalismo es intrínsecamente explotador.

Una serie de prácticas se incorporan a un estilo de vida freegan. La piedra angular de la vida de la mayoría de los freegans es la recuperación de residuos o recolección urbana. Especialmente en las sociedades capitalistas que son impulsados por la compra de bienes de consumo, grandes cantidades de mercancías se descartan todos los días. Freegans búsqueda a través de los contenedores de basura para recuperar los bienes utilizables en especial la alimentación, electrónica, ropa, muebles, libros, artículos de cuidado personal, y otras cosas útiles. Freegans que optan por comer productos de origen animal recuperarlos de contenedores de basura, argumentando que los alimentos se deben comer, en lugar de en vano. Algunos colectivos freegan también establecer relaciones con los supermercados y otros comercios, y recoger los productos que están a punto de ser descartados antes de que ni siquiera llega el contenedor.

La mayoría de freegans viven en colectivos o grupos para que puedan compartir recursos y habilidades. La comunidad freegan en general es altamente favorable, y freegans se ayudan unos a otros en tiempos de necesidad de vivienda, suministros, comida, o simplemente compañía. Como colectivo, freegans también pueden ser más eficientes, y pueden trabajar juntos para crear jardines de la comunidad, organizar de intercambio libre se reúne, y participar en otras tareas colectivas. En muchas zonas urbanas, intercambio freegan cumple puede proporcionar un terreno fértil para los bienes utilizables, y es una manera excelente de complementar las prácticas de recuperación de residuos. Además de tratar de forraje de la mayoría de sus productos de forma gratuita para evitar el apoyo capitalista los sistemas económicos, freegans también tratan de minimizar su huella ecológica en el mundo de otra manera. Muchos colectivos freegans ocupan edificios vacíos, en lugar de contribuir al mercado de bienes raíces, y grandes, a menudo se hacen mejoras sustanciales a las estructuras abandonadas. Freegans también prefieren andar en bicicleta, caminar y usar el transporte público a la conducción de vehículos personales. Debido a la naturaleza colectiva y solidaria de la comunidad freegan, muchas zonas con una población freegan grandes también tienen un gran número de servicios a la comunidad freegan apoyo tales como clínicas de salud y colectivos educativos. Freegans Muchos optan por no tener empleo, porque creen que trabajar en un marco capitalista, también contribuye a su longevidad.

El objetivo principal para la mayoría de los miembros de la comunidad freegan es vivir un estilo de vida con un impacto negativo a la vez que contribuir a la comunidad en general. Freegans Muchos empiezan con pequeños pasos, o sólo algunos valores freegan integrar en sus vidas en lugar de totalmente la conversión. A los ojos de la comunidad freegan, incluso las pequeñas acciones pueden tener un gran impacto, y la mayoría de las personas que están comenzando a explorar freeganism son bienvenidos.

 
 
 
 
 
 
Fuente: Diario Ecología.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que sean ofensivos, serán eliminados.