1/7/2011

Ladrillos artesanales, ecológicos... y Argentinos

La obtención de materia prima para la industria del ladrillo afecta en forma negativa al medio ambiente. Es por esto que investigadores desarrollaron una novedosa técnica que permite aprovechar residuos de la construcción y sedimentos de lagunas.

Para la elaboración de los ladrillos tradicionales se utilizan los mismos suelos productivos que emplea la agricultura. La minería de suelos explota un recurso casi no renovable, ya que el tiempo de formación del suelo es de aproximadamente 10.000 años. A partir de una iniciativa interdisciplinaria, científicos platenses emplean residuos de construcción y demolición, como así también sedimentos fluviales extraídos de distintas lagunas y bañados de la región para fabricar ladrillos ecológicos.
Con el novedoso desarrollo, desde el CISAUA -Instituto de Geomorfología y Suelos de la facultad de Ciencias Naturales de La Plata- se pretende minimizar el impacto ambiental negativo de la minería de suelos. En esta línea, el procedimiento consiste en retirar una cantidad controlada de sedimentos fluviales que permitirá el rejuvenecimiento de las lagunas y su conversión en cuerpos reguladores de las inundaciones. Además, se aprovechan los residuos de la construcción que se producen a expensas de las tareas de nivelación y limpieza del terreno, demolición de estructuras existentes y construcción de nuevo.
Desde que comenzaron con este estudio experimental, en 2008, lograron fabricar modelos de ladrillos en escala; es decir, no tienen el tamaño de un ladrillo común. Pero estas muestras fueron sometidas a ensayos de resistencia como los ladrillos normales, y los resultados fueron muy alentadores. “Se los somete a presión, corte, impregnación de agua, congelamiento y toda una serie de ensayos que marcan las normas internacionales. Y vamos por un buen camino”, explicó a InfoUniversidades el geólogo Martín Hurtado.
 
Problemática del uso de ladrillos tradicionales
 
A lo largo del tiempo, los diversos sistemas constructivos no han podido reemplazar a la industria del ladrillo. Esto se debe a su bajo costo en relación al beneficio desde el punto de vista económico, y a la identidad constructiva que implica desde el aspecto histórico y cultural. Así, el ladrillo es un elemento vital de la construcción de las ciudades latinoamericanas. Como sistema constructivo tradicional, su producción no demanda tecnología sofisticada ni mano de obra calificada.
 
La producción y los niveles de consumo se mantienen debido a que el costo ambiental no se tiene en cuenta. Aquí reside la importancia de buscar opciones viables para reemplazar al ladrillo o formas de manejo que reviertan la degradación. El proyecto permitirá disminuir los efectos indeseados en el medio social y natural, sin que por ello deje de ser el material económico de la construcción de los países latinoamericanos.
 
Múltiples disciplinas
 
Además de la facultad de Ciencias Naturales, también participan en la investigación la facultad de Arquitectura, que se encarga de analizar los residuos de la construcción y sus posibles usos, y se cuenta con el asesoramiento de la facultad de Ciencias Jurídicas, que se ocupa de investigar el tema dominial y de extracción de los sedimentos lacustres. A su vez, los profesionales de la facultad de Ciencias Económicas son los encargados de medir el valor real de los ladrillos tradicionales de adobe, teniendo en cuenta los gastos que implica el deterioro ambiental y, de esta manera, establecer si los ladrillos hechos por el CISAUA pueden competir en el mercado.
 
Los resultados de la investigación se traducirán en la conservación de los suelos de mayor productividad, sobre todo de aquellos ubicados en las áreas periurbanas, destinados a la producción hortícola intensiva. La minería de suelos explota estos lugares, pero cuando los espacios dejan de ser productivos y se pierde la renta inicial, las áreas periurbanas suelen ser abandonadas dando lugar a la aparición de las inevitables consecuencias ambientales (erosión, anegamiento, etc.). Así se convierten en lugares de riesgo ambiental, siendo transformados en basurales clandestinos, lagunas periurbanas y en un elemento paisajístico ejemplo de la degradación.
 
Hurtado consideró que con esta iniciativa se conseguirá reemplazar el suelo como materia prima para la fabricación de ladrillos, y agregó: “Desde ya, no se puede sacar una cantidad de sedimento sin control. Hay que hacer una extracción controlada para no estropear un recurso por mejorar otro. Nosotros, como naturalistas, tenemos que cuidar esos detalles”, concluyó.
 
En los últimos años, la minimización y valorización de estériles de canteras se transformó en un tema de interés prioritario y fueron desarrolladas nuevas tecnologías con el doble propósito de aumentar la rentabilidad de las inversiones y mejorar la gestión ambiental.
 
El desarrollo de este proyecto tendrá un alto impacto positivo a nivel local y regional, tanto en los aspectos ambientales, como económicos y sociales. La participación activa de la dirección provincial de Minería como organismo beneficiario principal, asegurará el acceso a los diferentes sitios, facilitando la relación con los distintos actores involucrados y la transferencia de resultados a las jurisdicciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos los comentarios que sean ofensivos, serán eliminados.